Encabeza Román Utrilla paseo de la Virgen del Rosario como inicio de la Feria

Como partidario de fomentar la tolerancia y el respeto a la diversidad de creencias, el Presidente Municipal de Villacorzo Román Utrilla Madariaga, encabezó el paseo de la Santísima Virgen del Rosario como anuncio de la tradicional Feria Villacorzo 2018.
 
Con esto, da inicio la fiesta grande más importante de la región frailesca donde el camino fue por las principales calles y avenidas de la cabecera municipal y concluyó en la misma catedral donde dio su inicio.
 
La Virgen del Rosario lució un hermoso traje original con accesorios de ámbar y pedrería el cual la Presidenta del DIF la señora Julia Rivero Arroyo, fue la madrina.
 
El edil acompañado de su esposa la primera dama del municipio Julia Rivero, regidores, funcionarios del gabinete municipal, así como autoridades religiosas y centenares de feligreses, el edil dirigió el paseo de la Virgen del Rosario donde fue saludando a las personas que con aplausos y gran algarabía recibían la presencia de la Virgen Patrona del pueblo de Villacorzo.
 
Con banda de música y parachicos, el recorrido inició en punto de las 17:00 horas y concluyó al filo de las 21:00 horas de éste domingo con una misa ofrecida por el párroco. Después de concluir la celebración ofrecieron los tradicionales tamales que año con año se reparte al pueblo en general. No sin antes apreciar el espectáculo de juegos pirotécnicos.
 
De ésta forma da inicio de manera formal la tradicional feria Villacorzo 2018, en honor a la Santísima Virgen del Rosario, por lo que las actividades iniciaron desde las ocho de la mañana de éste domingo con la tradicional guerra de gallos desarrollado en el domo municipal.
 
Y es que, el edil Utrilla Madariaga, impulsa las tradiciones y las costumbres entre las nuevas generaciones a fin de recuperar la esperanza en el amor y la paz,  toda vez que la fe es algo que alimenta los valores de amor y une a los pueblos.
 
El pueblo mágico y místico como lo es Villacorzo, lució abarrotado como nunca antes ya que es un verdadero bastión histórico y lleno de tradiciones religiosas que las nuevas generaciones buscan afanosamente retomar los legados que les dejaron sus ancestros, enriqueciendo la fe que sienten por la Virgen del Rosario toda vez que le atribuyen infinidad de milagros.
 
Al término de la celebración se realizó un bailazo en el kiosco del parque central donde las familias pasaron un momento inolvidable.